Grandes museos

British Museum

El museo por excelencia celebró en 2003 su 250º aniversario. Su riqueza es tal que justifica ampliamente una visita a Londres. Para empezar, por la entrada, que se realiza a través de la sublime Great Court, reconvertida en un amplio atrio por el arquitecto Norman Foster.Totalmente recubierta por un tejado traslúcido, es como una inmensa tela de araña, lo que le permite complementarse con un espacio cultural adicional de 17.000 metros cuadrados. De esta manera, la Great Court es la mayor plaza cubierta de Europa, con sus tiendas, su cafetería y sus mostradores de información. En pleno centro, majestuosa, se alza la imponente rotonda de la sala de lectura, enlazada por dos escaleras monumentales. La venerable sala fue frecuentada en su época por Shaw, Dickens y Marx (éste ocupó el asiento A6, en el que redactó El capital). Esta verdadera institución británica se fundó a mediados del siglo XVIII gracias al dinero de una lotería pública, la cual sirvió para adquirir grandes colecciones privadas. En la época no resultaba tan fácil visitarlo como en la actualidad: había que realizar una petición por escrito, con el visto bueno de una comisión. Y ello limitaba el número de visitantes ¡a una decena diaria! Más tarde, se enriqueció con tesoros sustraídos por los ejércitos británicos durante las conquistas. ¡Un elocuente homenaje al Imperio! Dicho esto, Napoleón también hizo lo propio en el parisino Museo del Louvre.
© Shutterstock

 

El «British» abarca la historia de la humanidad desde sus orígenes hasta hoy, pero las colecciones de antigüedades son las que ocupan la mayor parte de los 26.000 metros cuadrados de galerías: grandes colecciones arqueológicas (sarcófagos egipcios, jarrones antiguos, los mármoles de lord Elgin robados en el Partenón…).

 

Las secciones dedicadas a Asiria, a Grecia y a Egipto son de una riqueza asombrosa. Y las de arte oriental no se quedan atrás. También alberga manuscritos rarísimos y colecciones de monedas de un valor hoy inestimable, así como una galería dedicada a las civilizaciones mexicanas antes de la conquista española.

 

Todo está conservado en pleno centro de Londres, detrás de la gigantesca fachada de un templo griego.

 

En la página web del British Museum, así como en las guías Trotamundos, podéis ampliar la información todo lo que deseéis.